miércoles, 22 de diciembre de 2010

Las calcitas de Estremoz (Portugal)

El marmol portugués tiene un nombre y ese es el de Estremoz, un bonito pueblo del Alentejo que convive con la cantería desde la antigüedad. En este caso, los coleccionistas estamos de suerte con la explotación de algunas zonas que presentan grandes huecos y fracturas que han dejado sitio para la cristalización de la calcita. Algunos cristales son de tamaño considerable, aunque también es posible encontrar grupos más pequeños y muy estéticos con diferentes tipos de cristalización.

bloque de marmol veteado

Vista de una de las muchas canteras

Tere sobre grandes testigos de marmol

La funda de la cámara no supera

Una geoda para meter cabeza

Garrido en su trono


Puedo leer la mente de Tere: Angel, tienes que sacarme ese grupo de cristales al fondo a la derecha, aunque te dejes los dedos.

Garrido entusiasmado. Madre mía! fue su frase más escuchada este día.

El tamaño sí importa, ya me direis que hace uno con esto, creemos que lo mejor es dejarla como está a la espera que alguien se lo lleve para exponerlo en algún sitio.

Tere empeñada con una geodita. Sobre ella se observan las zonas dolomitizadas con formaciones en ojo de buho, que son una buena indicación de la presencia de calcitas.
Una drusita que Garrido se llevó "pa" casa

Pues eso, que no valen

últimas adquisiciones de Subi, que es un lince encontrando calcitas

2 comentarios:

EREBUS dijo...

¡Vaya ejemplares! ¿5 centímetros de arista?
Se ve al amigo Garrido sudoroso, lo cual quiere decir que despiezásteis bastante. ¡A ver si regaláis alguna al Museo de Geología de Extremadura!

Teresa dijo...

y más, y más, de cerca de 20 cm en algunos ejemplares.
Cuanta con ello, aunque has de saber que no hemos cogido piezas muy grandes, aparte que se fracturan con mucha facilidad, desmerecen mucho sin el contexto de la geoda. Un abrazo.

Se ha producido un error en este gadget.