domingo, 13 de mayo de 2012

Algunas minas viejas de Garlitos (Badajoz)


Para llegar a la mina de Santa Isabel hay que  seguir el camino que bordea la ribera de Garlitos, es muy agradable de caminar entre encinas y fresnos, aunque puede que el arroyo valla crecidito y sea difícil de atravesar.

A medio camino disfrutamos  de esta pequeña chimenea, bastante erosionada en su base por las crecidas de agua  y por el viento en uno de sus laterales.

la mina posee un par de pozos con escombreras, uno de ellos estaba rodeado por una construcción circular de piedra con contrafuertes. Los filones con galena, encajan en fracturas de granodiorita, a diferencia de los materiales pizarrosos habituales en el resto de las minas del término. El cuarzo suele estar jaspeado y con algunos bandeados de ágata con galena granular, también hay pequeños filones de calcita mineralizados. No hallamos secundarios del plomo, excepto alguna hueca con pequeñísimos cristales de cerusita.


Enorme martillo prerromano, muy probablemente de uso minero debido a su localización. Se puede observar la acanaladura central que servía para el anclaje del mango. 


Subiendo a la mina del arroyo de la ribera de Garlitos, que posee un único pozo. Desde aquí se tienen unas magníficas vistas de las dehesas del entorno.


Las cuarcitas de la Sierra de Minerva dominan el paisaje. Al otro lado encontramos la mina de la Minilla cercana al pueblo. El nombre de la sierra dedicado a la diosa nos pareció más que apropiado, dado que estas minas fueron ya explotadas por los romanos, no siendo difícil encontrar restos de cerámica en las escombreras de este yacimiento, ya investigado y documentado, por otro lado. Un hombre del pueblo nos contó que durante la explotación de las minas en el S. XX encontraron maderos en las labores de interior,  seguramente del entibado romano de las galerías.


Restos del pozo y sala de máquinas de La Minilla, explotadas para el plomo y la plata.





Se ha producido un error en este gadget.